Trucos para lucir los pendientes de acuerdo con la forma de tu cara

Los aros y pendientes son un complemento importante, pero hay que tomar en cuenta la forma de tu rostro para hallar llevar a cabo la preferible selección y lucirlos con estilo sobre todo si son joyas en oro y diamante.
Que los atentos son unos de los complementos más especial de las mujeres, no es ningún misterio a voces. Escasas mujeres son las que no se animan a vestir sus orejas y mostrar un complemento que contribuye distinción, estilo y sofisticación a algún look. Y sucede que se podría decir que es un complemento importante, de esta forma como que no debe escogerse a la rápida, sino que se debe tener numerosos puntos presente para adivinar con tu selección.
Lo primero en lo que debemos fijarnos y lo más relevante en el momento de adquirir unos atentos es en la forma de nuestra cara. Cada mujer tiene un rostro diferente, y a cada una nos sientan mejor un tipo de atentos u otro.

Tipos de rostros

Rostros Redondos

Dicen que tienes una cara redonda cuando tus medidas son proporcionales tanto en anchura como en longitud. De modo que, si tienes un rostro redondo, deberías apostar por los atentos alargados, puesto que te van a ayudar a alargar tu rostro y a minimizar la imagen redonda.
Te sugerimos que apuestes por atentos alargados, pero impide esos que tienen forma redonda4, puesto que lo exclusivo que van a hacer es impulsar la forma de tu cara y ofrecer un énfasis no esperado.

Rostros Ovalados

Las caras ovaladas se caracterizan porque las mejillas tienen las mismas medidas que la frente. Sus aspectos son curvos, la barbilla estrecha y la longitud no es bastante extendida. Es sin lugar a dudas la cara ideal si estamos hablando de atentos, puesto que todo le sienta bien, y puedes atreverte con algún modelo sin ningún miedo. No es ni muy redondo ni bastante angular. Eso sí, trata de evadir los atentos que sean bastante largos, puesto que es viable que hagan tu rostro bastante alargado.

Rostros cuadrados

Las caras con forma cuadrada tienen una longitud increíblemente corta, y unas facciones muy marcadas, más que nada en la barbilla y en la frente. Aquí, para hallar un más grande volumen y una sensación más natural, se tienen la posibilidad de usar atentos alargados, más que nada si tienen forma redondeada. Son la preferible alternativa para presumir de estilo y realzar tu hermosura.
Trata de evadir los atentos que sean bastante chicos, de esta forma como los atentos angulares o los que son completamente cuadrados.

Rostro con forma de Diamante

Las caras tipo diamante son las que la frente y la barbilla son más estrechas que las mejillas, que son muy sobresalientes y están principalmente marcadas. Si este es tu caso, lo destacado que puedes llevar a cabo es elegir por atentos enormes y que resulten extravagantes, puesto que te van a ayudar a sacar el más alto partido a las facciones de tu rostro. Cuanto más anchos y cuantas más curvas muestren, bastante superior.

Rostro con forma de Corazón

Aunque no pertenece a los rostros más comunes, las caras con maneras de corazón muestran una frente más ancha que las mejillas, tienen una barbilla estrecha y una longitud habitual.
En esta clase de rostros, lo mejor es elegir por atentos que resaltan por su anchura en su parte de abajo. Los atentos con forma de triángulo son unos de los más sugeridos en estas situaciones. Los que tienen forma de lágrima o los que lucen un colgante, además son una alternativa que te van a hacer mostrar los atentos con estilo.

Rostro Rectangular

Los rostros rectangulares son semejantes a los cuadrados, pero su longitud es algo más alargada. Sin lugar a dudas la preferible alternativa para esta clase de caras es usar atentos anchos, que tengan bordes redondeados y que no sean bastante largos, puesto que sino potenciarán aún más la sensación cuadrado.


Comentarios